(pincha en la flecha para ver la galería)

El print más primaveral se hace fuerte y toma las calles en forma de vestidos, monos y camisas. Los vestidos de flores dejan de ser sólo una tendencia para convertirse en una prenda imprescindible dentro de nuestro fondo de armario.

Cada temporada marcas y firmas intentan reinventar uno de los estampados más utilizados para lograr vestidos únicos, ligeros, vaporosos, románticos, boho y ultra sugerentes. Las posibilidades son infinitas.

Para conseguir el look perfecto con un vestido de flores sea cual sea tu estilo, siempre hay que seguir una máxima; menos es más. Es decir, si eliges un vestido con un estampado potente, ya sea por el color, por la cantidad de flores, el corte o tejido, prescinde de complementos y adornos que hagan perder el verdadero poder de seducción del vestido.

Para un look casual de día, puedes elegir un vestido de tirantes y ponértelo con una camiseta blanca de manga corta por debajo y unas zapatillas blancas, o un vestido de manga corta con unas sandalias planas o de cuerdas.

De noche, utiliza unas sandalias de tacón al tono del vestido con una cazadora de cuero para las noches menos calurosas.

En pasadas temporadas, las estrellas fueron los vestidos largos. Esta primavera el vestido corto intenta seducir a las mujeres más sofisticadas logrando posicionarse como must de temporada.

PicMonkey Collage Feliz día,,