(pincha en la flecha para ver la galería)

Que el Reino Unido es el epicentro del clasicismo más puro y del punk más salvaje los sabemos todos. Pero muchos se quedarían con la boca abierta al saber que de la mezcla de estos dos estilos se consigue la imagen perfecta de magnetismo y atracción.

Tweed, pata de gallo, cuadro de Gales, tartán, espiga, ojo de perdiz; estos tejidos transforman su imagen masculina y formal y se llevan en forma de vestidos largos entallados, chaquetas y, americanas con grandes solapas, entalladas a la cintura o extra grande emulando los años del Gran Gatsby.  El nuevo british cambia sus típicos colores invernales por colores chillones y mezclas con otros tejidos y estampados alegres.

Mi opción preferida, es sin duda, la mezcla sutil de estas prendas con pequeños detalles en forma de bolsos y calzado con tachas, que consiguen crear una atracción y un aire diferente al resto de estilos. No se trata de ser excesiva, todo lo contrario, se busca lograr una armonía visual que nos haga parecer ladies inglesas.

Son los pequeños detalles los que marcan la diferencia. Hacer atractiva esta forma de vestir es arriesgado si no das con los complementos adecuados.  Empezad con trajes sastre, cuerpo de punto con cuello vuelto y zapatos con detalles de metal.

“Compra menos, escoge bien y haz la diferencia”. Vivienne Westwood

Imagen PicMonkey4

 

 

 

 

Feliz día,,