Hoy estreno mis 42 añazos, y desde luego, los cumplo orgullosa de pertenecer a una generación que está a caballo de lo nuevo y lo viejo. Crecimos en las calles jugando a las chapas, al balón y a guerras de indios y vaqueros.  El móvil y las redes sociales eran los corrillos en el patio del colegio  y las tardes donde nos llamábamos por teléfono y estábamos horas contándonos la vida. Lejos de preocuparme por la cuarentena, hoy reflexiono sobre un tema que está en boca de todos y genera opiniones en uno y otro sentido.

Soy mujer y ¿feminista? creo que todavía son muchos los que confunden el término feminismo. Pienso que por ser mujer ya soy feminista, porque creo en la igualdad de derechos entre los hombres y las mujeres, y lucho porque mis hijos entiendan  que el sexo de una persona no es sinónimo de desigualdad.

Todavía hay países donde el hecho de ser mujer implica aceptar las decisiones que los hombres imponen por ti. Quien piense que el feminismo está sobre valorado, no tiene que irse muy lejos, a países donde la mujer es callada, cubierta y maltratada. Aquí, cerca de nosotros, todavía son muchos los que piensan que la mujer debe comportarse de una forma determinada, sin hacer mucho ruido y dar todo por sentado.

La forma en que nos relacionamos, hablamos y vestimos sigue siendo enjuiciado por muchos y lo que es peor, por muchas mujeres que entienden el feminismo de una forma caprichosa y sin sentido.

Para mí, el feminismo es el camino para conseguir un mundo justo. Todavía existe una doble moral que pone a la mujer en un lugar de inferioridad y vulnerabilidad.  No entiendo por qué es un debate el ser o no feminista, debería ser algo lógico y normal. Qué hijo o hermano no querría las igualdad de derechos y oportunidades para sus madres y hermanas.

El talento, las ganas y la inteligencia están repartidos a partes iguales. Si quitásemos las barreras que muchas nos hemos encontrado en el camino por el hecho de ser mujeres,  hoy no tendríamos que hablar de revolución feminista.

Yo no quiero ser más que un hombre, ni que se me respete más,  ni ganar más, quiero lo mismo que ellos, quiero justicia.

Mi esperanza es hacer de mis hijos hombres feministas que impulsen y formen parte del cambio de una generación que marcará el rumbo de todos.

Os dejo un temazo de Arcade Fire que dice mucho en dos palabras Everything Now

IMG_8475

Feliz día..