(pincha en la flecha para ver la galería)

La expresión cortar la pana se queda corta para entender las dimensiones con las que este tejido ha irrumpido en las pasarelas y escaparates de medio planeta.

Su aspecto invernal nos recuerda a los años 60 y 70. A películas y series con historia como los Ángeles de Charlie donde sus protagonistas ceñían su silueta con prendas esculpidas en algodón a rayas verticales. Esto por resaltar su lado más bucólico porque a otros, les recuerda a tardes de colegio encorsetadas en pantalones y americanas de corte regio.

En la moda como en tantas otras cosas solemos guiarnos por lo que nos sugiera una prenda a primera vista. Lo que yo trato de hacer, es olvidarme de  para qué se utilizaba o cómo se llevaba una prenda y así poder reinterpretar las tendencias a mi manera y al año en que vivimos.

En cuanto a la pana, me declaro fan de su lado masculino. Trajes sesenteros de corte recto, pantalones de pata ancha combinados con cuerpos de punto, chaquetas y cortes xl en colores pastel, etc. Es un tejido con relieve donde hay que prestar atención al corte de la prenda para que se ajuste a nuestro tipo de cuerpo.

Eso sí, aprovecho para reivindicar un poco de cordura con las tendencias y el abuso de las mismas. No a los bolsos de pana, no a los zapatos de pana, no a los pendientes, pulseras y anillos de pana. No a los petos de pana y a gorros o viseras.

En definitiva, poneros lo que os apetezca, da igual que sean un par de pendientes de pana, pero hacedlo porque lo decidáis vosotras y os guste de verdad. Ser original no depende de vestirse de la forma más estrafalaria posible. Depende de vuestra personalidad y forma de comportaros. 

Collage PicMonkey

Feliz día,,