Desde que el personaje Carrie Bradshaw apareciese en la icónica serie Sexo en Nueva York con una falda de tul, todas nos volvimos locas por enfundarnos una. Y no es que los estilistas de la serie inventasen esa forma loca de combinarla, ni mucho menos, Madonna ya la popularizó en los 80 convirtiéndola en el objeto de deseo de las más rebeldes.

En los últimos años, se ha abusado de su lado mas lady; falda de tul con zapatos de tacón y cuerpo de seda. Un recurso para bodas y fiestas.

Mi opción es sacar su lado rebelde y roquero, jugando al despiste entre el exceso y la sofisticación. Hacer que prendas cargadas de un elevado contenido estético luzcan elegantes es cuestión de aptitud y de combinarlas con los complementos perfectos.

Todos los detalles son importantes; cabello, maquillaje, etc.  Esta temporada me alejo de las faldas para confiar en los vestidos largos que hacen de cualquier look una acierto seguro.

Imagen PicMonkey

 

Feliz día,,